GENEALOGÍA RACIAL

Nuestra ganadería se inicio en el mes de Abril de 1997, con el fin de criar ganado caprino de pura raza Murciana, ateniéndonos a preservar el estándar racial peculiar de la zona geográfica en donde nos encontramos, y con la pretensión de recuperar en lo posible el tipo de cabra que ancestralmente se ha criado y ha sido muy estimada por los ganaderos de caprino de nuestra región y que se caracteriza entre otros aspectos por presentar unos periodos de lactación increíblemente largos- dos o más años de lactación continuados sin partos intermedios - y una producción láctea superior a dos litros y medio de leche diarios.

El origen de los animales que integran nuestra explotación ganadera lo constituyen seis rebaños de procedencia diversa, uno compuesto por el núcleo original que ya existía desde el año 1997 y que estaba formado por varios machos y hembras reproductoras de primerísima calidad tanto en el aspecto morfológico como lacto-productivo, y al cual se le sumaron otros cinco rebaños adquiridos a ganaderos profesionales que se jubilaban laboralmente en ese momento, pero que por su gran experiencia y antigüedad como ganaderos de caprino habían seleccionado genéticamente animales de primerísima calidad morfológica y funcional, añadiendo a esto que estos ganaderos habían practicado la ganadería semiextensiva, lo que conlleva que los animales adquiridos estaban habituados al pastoreo y a subsistir durante largas temporadas a base de alimentos estacionales proporcionados por el medio natural de nuestra zona geográfica.

Las manadas adquiridas estaban compuestas de ejemplares hembras así como de los machos reproductores que cada ganadero estaba utilizando para cubrir a estas hembras en ese momento, por lo que partimos de una diversidad genética suficientemente amplia como para evitar que se produjeran problemas de consanguinidad en nuestro rebaño.

HACIADONDE VAMOS

Nuestro objetivo más inmediato es, mantener la línea de cría establecida y mejorar aún más la morfología de los animales que van naciendo, así como las características de rusticidad, rendimiento y salubridad de estos, por lo que tendemos a perfeccionar el modelo de cabra que tenemos como ideal y seleccionar hembras y machos de reposición a partir de hembras madres de las cuales hayamos constatado que cumplen con los requisitos estándar que hemos establecido como premisas imprescindibles para ello.

Y mejorar tanto cualitativa como cuantitativamente en lo referente a la producción láctea por cabra, aplicando los conocimientos sobre técnicas genéticas de que disponemos hoy en día.

Para monitorizar todos los datos que nos están permitiendo el seguimiento del proceso selectivo racial, disponemos de una base de datos totalmente informatizada y de programas de software especifico que nos permiten disponer de un pedigrí exhaustivo de cada animal de la explotación.